¿En qué fallé, si le di todo?
¿Qué les estamos haciendo a nuestro jóvenes? Hace poco leí un dato interesante. El 95% de jóvenes confía en su familia. ¡El 95%! La familia les importa. Está claro!
Pero, seducidas por la comodidad y el relativismo, las familias están ahogando su protagonismo con lamentables consecuencias. Ya pocos recuerdan esa famosa frase de: “educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”.
Resultado de imagen de imagen de límites y amor padres e hijos
Los padres de “la nueva era” creemos que los límites y las limitaciones hacen sufrir a nuestros hijos, que queremos evitárselos a toda costa. Solo así puede entenderse el permisivismo actual y la pérdida de autoridad de tantos padres. Si el niño quiere un móvil, hay que dárselo. Si la niña quiere regresar a la medianoche, hay que darle permiso. Si el joven quiere experimentar para poder elegir después, hay que dejarlo….. ¿Entonces, para que c… estamos los padres? Si elegimos vivir de espaldas a nuestro compromiso como padres, luego nos haremos la retórica pregunta ¿En qué fallé, si le di todo? La pregunta es la respuesta: le diste todo. No dejaste que tropezará, no dejaste que careciera de algo que deseaba, no te atreviste a decir “no”, te negaste a pegar de vez en cuando un grito… Pero sobre todo, olvidaste que tus hijos no necesitaban de cosas, te querían a ti. ¿Propósito ideal del 2019? Tomar doble dosis de coraje y amor. No dejar a nuestros hijos en las manos de los algoritmos de la tecnología. Abrirles solo las puertas correctas en el tiempo justo y por las razones idóneas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies